Reflexiones desde Canadá sobre el sector jurídico. - Alterwork
2065
post-template-default,single,single-post,postid-2065,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_768,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Reflexiones desde Canadá sobre el sector jurídico.

Reflexiones desde Canadá sobre el sector jurídico.

Canadá es el segundo país más extenso del mundo, multicultural y oficialmente bilingüe, pero también es testimonio de un dinámico ecosistema de startups jurídicas. Algunas de ellas están ya muy consolidadas, como Kira Systems a quienes he vuelto a visitar en sus oficinas de Toronto. He tenido ocasión de charlar un rato con Noah Waisberg, su fundador, a quién conocí en Nueva York cuando la empresa contaba entonces con cuatro personas, incluyendo a los dos socios fundadores y que ahora, son más de setenta. Su tecnología de análisis de contratos y extracción de cláusulas es actualmente utilizada por algunos de los despachos más grandes del mundo, funciona en varios idiomas incluyendo entre otros el alemán, portugués y noruego y dispone de un servicio de atención al cliente que funciona las 24 horas del día para atender la necesidades de sus clientes con indiferencia de la jurisdicción en que éstos se encuentren.

Servicios como los que ofrece esta empresa se están convirtiendo en una comodity para los despachos de abogados de un cierto tamaño, los cuales son muy conscientes que dicha tecnología no les va a diferenciar en un plazo relativamente corto de tiempo.

Ya bien entrada la tarde, tuve el placer de compartir cena con dos buenos amigos, Peter Carayiannis, fundador de Conduit Law, (gracias Peter por vuestra hospitalidad y fabulosa cena) y Mark Cohen fundador de LegalMosaic. Volaron las horas hablando sobre la transformación del sector jurídico en Canadá, en Norteamérica y en Europa, sobre el papel que la tecnología tiene en esta transformación y cómo ésta ha creado una nueva clase de servicios jurídicos, rediseñándolos totalmente y haciéndolos más accesibles a mucha más gente. También sobre la necesaria formación en el uso de tecnologías de los jóvenes abogados, siendo las facultades de Derecho quiénes debieran liderar esta formación, como hace por ejemplo en Canadá la Ryerson University o en Alemania la Bucerius Law School.

 

Congreso anual de la CCCA

El principal motivo de mi visita a Canadá este año, era mi participación como ponente internacional en el congreso anual de la CCCA (Canadian Corporate Counsel Association) celebrado en Toronto que tuvo lugar los días 31 de abril y 1 de mayo. A lo largo de las ponencias a las que he asistido he tenido ocasión de comprobar que las principales preocupaciones de los abogados de empresa canadienses son las mismas o muy parecidas a las de los abogados de empresa de aquí. La charla que he impartido en este congreso trata de los principales retos a los que se enfrentan hoy los departamentos jurídicos de empresa: 1) la gestión del riesgo empresarial 2) el cumplimiento normativo y 3) el control de costes.

Los departamentos jurídicos de empresa tienen tendencia a crecer (un 43% ha crecido) según el informe elaborado por The Counsel Network en Canadá al igual que pasa en España (un 41% creció según un informe de PwC) y ello no es debido a que se externaliza menos trabajo a despachos de abogados para asumirlo internamente. De hecho, la realidad es justamente la contraria, los abogados de empresa canadienses externalizan cada año más trabajo a sus asesores externos. En España, los últimos datos de que disponemos indican que dicho gasto se ha mantenido. Este crecimiento viene motivado por dos factores: el propio crecimiento de la empresa, normalmente  a través de la compra de otras empresas, o bien por el aumento del trabajo interno debido a la mayor complejidad regulatoria.

Este segundo factor de crecimiento de los departamentos legales es el que precisa de una actuación firme y consciente para controlarlo, pues los abogados se encuentran cada vez más desbordados con trabajos de escaso valor añadido pero que deben ser llevados a cabo.

Una de las recomendaciones que hice en el congreso para abordar este problema es la de impulsar el proceso de transformación digital que implica el uso de tecnologías y tecnologías avanzadas en el trabajo diario de los abogados. El proceso de transformación digital puede empezar por la adopción de sistemas de cloud computing para reducir el coste de gestión y almacenamiento de la información y hacerla accesible desde cualquier dispositivo y avanza hacia la implementación de tecnología para la mejora de procesos internos, control de operaciones, automatización de documentos y creación de asistentes virtuales con los que literalmente “devolver trabajo hacia la unidad de negocio” y descargar al departamento jurídico.

 

Conclusión

Dejo Canadá, una tierra amable y acogedora, con el convencimiento que tanto despachos de abogados como departamentos legales afrontan cambios de profundo calado, tanto en los aspectos regulatorios como en los tecnológicos, que precisan soluciones efectivas que vendrán, no solamente del uso de la tecnología sino también de la capacidad para reinventarse a sí mismos para seguir el ritmo de un gran número de startups jurídicas y proveedores alternativos de servicios jurídicos están re-diseñando.

Eva Bruch
evabruch@alterwork.net
No Comments

¿Quieres dejarnos un comentario?