Los errores de los bufetes de abogados en la transformación digital
1534
post-template-default,single,single-post,postid-1534,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_768,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Los errores de los bufetes de abogados en la transformación digital

Los errores de los bufetes de abogados en la transformación digital

despachos-abogados-transformacion-digital-

 

Expansión ha publicado un artículo firmado por Sergio Saiz titulado “Diez errores que un bufete debe evitar en la transformación digital”, en el que recoge parte del decálogo de errores que le envié por correo electrónico, junto con la opinión de otros consultores.

¿Cómo podríamos clasificar estos errores?

Los errores que comete un despacho de abogados a la hora de abordar la transformación digital pueden clasificarse en dos grupos:

1- Los relacionados con la tecnología.

2- Los relacionados con los procesos y personas.

Primer grupo: La tecnología

El error básico es contratar herramientas tecnológicas inadecuadas, bien porque están sobredimensionadas respecto a las necesidades del despacho, o bien porque son poco específicas para las funciones o tareas a las que deben aplicarse. Este desajuste tecnológico es a menudo una inversión inútil a la par que un elemento que desalienta nuevos cambios.

Segundo grupo: Los procesos y las personas

En primer lugar, el error más frecuente es el sesgo de atribución, por el que los abogados atribuyen a la tecnología cualidades que no posee. El sesgo lleva a pensar que la implementación o sustitución de tecnología produce resultados inmediatos en la cuenta de explotación, soslayando de esta manera el ciclo de adopción.

En segundo lugar, no considerar la transformación digital como un sistema formado por diferentes partes interrelacionadas, en el que la tecnología es una de estas partes. Esto se traduce en la ausencia de políticas que incentiven el cambio digital, la infrautilización de la herramientas y la incapacidad de aportar valor agregado a los clientes que es, al fin y a la postre, el objetivo primordial de la transformación digital.

El decálogo de los 10 errores

A continuación, el decálogo de errores que cometen los despachos en la transformación digital tal y como se lo envié a Expansión.

1. Sobrevaloran las posibilidades de la tecnología

La mayoría de despachos y abogados depositan en la transformación digital y sus herramientas tecnológicas expectativas irreales. Ni la inteligencia artificial está tan desarrollada ni la tecnología es la panacea para todas las ineficiencias de la firma.

2. Buscan resultados inmediatos

Una de las expectativas más comunes que no se cumple es que la tecnología produce un beneficio inmediato. No se tiene en cuenta la curva de aprendizaje y adopción. Pasada esta curva, que no es muy prolongada, los beneficios se aceleran.

3. Herramientas tecnológicas infrautilizadas

Se implementan tecnologías que no se usan o cuyo uso alcanza, con suerte, las funciones básicas. Esto, además de ser una coste inútil, transmite un mensaje desmotivador para acometer otros cambios.

4. Cambian las herramientas, pero no la cultura

Existe una suerte de esquizofrenia en los despachos. Se realizan planes de transformación digital, se implementa herramientas, por ejemplo, la plataforma cloud, y al mismo tiempo no se fomentan (incluso de penalizan) políticas de desubicación y movilidad del trabajo.

5. El impulso decrece durante la implementación

El despacho empieza con fuerza el proceso de transformación y, a medida que avanza la implementación, la motivación decrece debido a la falta de resultados inmediatos y las inercias.

6. Se toma la parte por el todo

La transformación digital no es estar en redes sociales ni tener una plataforma en la nube de gestión de archivos. Esos son partes de un sistema que debe interconectarse. Y ahí está el error: no interconectar las partes.

7. Aplicar la transformación en actividades que no aportan demasiado valor

Desconocen muchas veces qué actividades aportan más valor a los clientes. El problema es que cualquier herramienta tecnológica aplicada a una actividad que no aporte valor será una pérdida de tiempo y dinero.

8. No comunicar lo suficiente los objetivos y beneficios de la transformación

Se realizan cambios sin aliados internos. Para que un proceso de transformación digital tenga éxito debe adoptarlo, al menos, el 25% de la firma. Eso significa buscar aliados antes de la transformación y convencer de su utilidad con posterioridad.

9. Incomprensión entre los tecnólogos y los juristas

Juristas y tecnólogos hablan idiomas distintos. El problema no es el lenguaje, sino los conceptos que representan. Los abogados quieren resultados normativos y los desarrolladores ofrecen resultados técnicos.

10. Descoordinación de las partes de la transformación

Los diferentes departamentos implicados en la transformación no se coordinan. El área de marketing y desarrollo de negocio, cuya transformación gira alrededor de los datos (tecnología analítica) no se coordina con el área de gestión (sistemas) ni con jurídico. La consecuencia es, por ejemplo, que no se aprovechan las oportunidades de venta.

Jordi Estalella
jordiestalella@alterwork.net
No Comments

¿Quieres dejarnos un comentario?